Diversas fuentes poco fiables, señalan que los días donde se gana más peso son los últimos de Diciembre, creando así un miedo bastante problemático en estas fechas, a su vez, no son pocos los nutriólogos que mediante infografías o imágenes en sus redes sociales ayudan a esparcir este miedo. A mi parecer, una estupidez y de las grandes.

Primeramente, el hecho de esparcir miedo, no es la solución a nada, y solo termina agravando más el asunto, por ejemplo, haciendo que las personas comunes, que no entienden mucho de nutrición, terminen recurriendo a prácticas poco saludables como utilizar laxantes (estudio), dejar de comer por días enteros, hacer uso de pastillas anorexígenas o matarse (casi literalmente) a realizar ejercicio cardiovascular, pensando erróneamente que así contrarrestarán los efectos negativos de las festividades.

Una de las tantas imágenes extremistas que podemos ver en RR SS

Ahora, respondiendo a la pregunta con la que se inició este artículo, ¿será real que se gana mucho peso en estas festividades o solo es un mito más que se fue distorsionando cada vez más? Lo trataré de responder con la evidencia científica disponible al momento.

Un estudio prospectivo de Yanovski y cols. (2000) menciona que comúnmente se afirma que el estadounidense promedio gana 2,27 kg durante el periodo vacacional entre Día de Acción de Gracias y el Día de Año Nuevo así que en este estudio se analizó dicha hipótesis con ayuda de 195 adultos, los cuales fueron sometidos a 4 mediciones corporales con 6-8 semanas de diferencia entre cada una (antes, durante y después de las vacaciones). Si bien, el peso promedio de los participantes aumentó durante las vacaciones, solo fue de 0,37 kg. (1)

Una revisión narrativa de Díaz-Zavala y cols. (2017) encontró, dentro de los estudios analizados, que la temporada vacacional comprendida entre la última semana de noviembre hasta la primera o segunda semana de enero puede traer como consecuencia un aumento de 0,4-0,9 kg de peso en adultos aun en quienes buscan perder peso pero no en niños o estudiantes universitarios. (2)

Otra revisión de Roberts y Mayer (2000) apoya la conclusión del primer estudio mencionando que el promedio de peso que se aumenta es de solo 0,37 kg, no obstante, también menciona que personas con sobrepeso u obesidad pueden ganar más de 2,3 kg. (3)

Un estudio de Casco y cols (2006) reclutó a 94 estudiantes universitarios en donde se evaluó peso corporal antes y después de las vacaciones de Acción de Gracias. En general se encontró un aumento de 0,5 kg con respecto a su peso pre-vacacional, sin embargo, cuando se hizo la diferenciación de sexo, se observó que los hombres ganaban más peso (0,6 kg) que las mujeres (0,4 kg) y cuando se diferenció entre IMC, los sujetos que tenían un IMC de sobrepeso/obesidad ganaron 1,0 kg mientras que los que tenían un IMC normal solo 0,2 kg (4).

Una carta al editor de Helander y cols. (2016) titulado «Ganancia de peso durante las vacaciones en tres países» en donde se analizó el peso diario de 2924 participantes (provenientes de Estados Unidos, Alemania y Japón), durante el 1 de agosto del 2012 hasta el 31 de julio del 2013. Se encontró que el peso de los participantes aumentó 10 días después de Navidad en comparación con los 10 días anteriores, también se observó un aumento de 0,2-0,3% de peso durante las festividades (5).

CONCLUSIONES

Como podemos observar, la mayoría de estudios encuentran que, efectivamente, sí hay un aumento de peso significativo en estas festividades, sin embargo, no son ni los 5 o 10 kg que muchos nos hacen ver, incluso, ni llegando a la cantidad teórica de 2-3 kg que también se llega a manejar como promedio. La mayoría de los estudios concluyen que de darse un aumento de peso es entre 0,2-0,6 kg en personas con un peso saludable mientras sujetos que tengan sobrepeso u obesidad pueden ganar más de 2 kg.

No obstante, hay que tener en cuenta dos cosas, una persona con sobrepeso u obesidad puede llegar a pesar entre 80 a 120 kg, eso quiere decir que, en porcentaje, el aumento de 2 kg solo corresponde a un 1,5-2,5% del peso total, lo cual, si es considerable, no es una cifra bastante alarmante, teniendo en cuenta el peso total. Además, es posible que gran parte de ese peso sea retención de líquidos, lo que propicia a una exageración en el peso real.

RECOMENDACIONES

El año pasado realicé un artículo donde comentaba ciertas pautas para disminuir la ganancia de peso sin caer en extremismos, obsesiones absurdas y, lo mejor, sin preocuparse bastante ni ser el bicho raro de la familia que lleva los tuppers a la cena navideña, si te gusta la idea, léelo ya que no solo se trata de lo que puedes hacer este día sino también lo que puedes hacer los días posteriores para mitigar esta ganancia de peso. Aunque, lo dicho, no es algo para alarmarse. Menos, considerando que te alimentas moderadamente bien y realizas actividad física de forma frecuente el resto del año.