No sabía si hacer o no este artículo porque por alguna extraña razón creía que ya todos estaban al tanto de su nula eficacia, sin embargo, cada tanto tiempo veo, escucho o leo a alguien mencionando los grandiosos beneficios que este suplemento puede lograr en tu organismo, hablando de su supuesta efectividad en la oxidación de grasa corporal. Y bastante cansado ya, me dispuse a realizar este escrito, tratando de hacerlo lo más sencillo y resumido posible.

¿QUÉ ES LA CARNITINA?

Es una molécula derivada de dos aminoácidos, lisina y metionina, se puede encontrar como tal en algunos alimentos, de origen animal principalmente, pero también puede sintetizarse practicamente en su totalidad por los sustratos mencionados en riñones e hígado. Algunos la llaman un pseudoaminoácido así como a la creatina, arginina o taurina ya que por su estructura pueden asemejarse a un aminoácido mas no cumplen con todas las características para ser llamados como tal.

Tiene un papel muy importante en la oxidación lipídica que más adelante explicaré.

¿CUÁL ES SU FUNCIÓN?

La carnitina juega el papel de un transportador, es decir, ayuda a que los ácidos grasos viajen hasta la mitocondria para ser oxidados, de esta manera generando energía. Es importante mencionar que es una molécula muy importante y esencial para el correcto metabolismo de las grasas, sin esta, simple y sencillamente gran parte de los ácidos grasos no se podrían oxidar, aunque también hay otros transportadores y enzimas que actúan en el proceso y tienen igual o mayor importancia.

Para introducirte un poco en el campo en el que actúa paso a explicar su funcionamiento de forma un poco más técnica, si gustas obviar los dos párrafos siguientes no habrá mucho problema, sin embargo, recomiendo leerlos para entender un poco mejor su campo de acción.

La célula es donde se genera la energía que utilizamos para realizar nuestras funciones, en el caso de las grasas, estas se oxidan en un orgánulo llamado mitocondria pero para que esto suceda se necesitan llevar a cabo varios procesos un poco complicados que trataré de resumirte a continuación:

En el citosol se encuentra el ácido graso como acil-CoA ya que previamente tuvo que pasar por unos procesos donde el ácido graso donó su grupo acilo y una coenzima A se unió a este; también se encuentra la carnitina, la cual a su vez se une al acil-CoA con ayuda de la enzima CPT-I formando acil-carnitina, de esta forma logrando entrar al espacio intermembranoso de la mitocondria donde gracias a la translocasa (otra proteína transportadora) lleva, o más bien transloca, a la acil-carnitina para que entre a la matriz mitocondrial. En este espacio, otra enzima llamada CPT-II desprende al Acil-CoA de la carnitina para que el primero empiece el proceso de oxidación mientras que la carnitina se devuelve al citosol para volver a repetir el ciclo con otro acil-CoA.

SUPLEMENTOS DE CARNITINA

Como decía al principio de este artículo, nuestro cuerpo es capaz de sintetizar la cantidad de carnitina necesaria además de que una porción más reducida ya se obtiene vía dieta. En condiciones normales se da abasto sin necesidad de recurrir a una suplementación aunque personas con muy baja cantidad de proteína en dieta (1, 2), así como algunos adultos mayores (3), pueden encontrar deficiencias. Y para aclarar, aunque se dice que una persona vegetariana y/o vegana puede tener deficiencias de esta molécula, tampoco es algo que se da en todos casos, a mi parecer, la variable que más influye en esto es llevar una dieta muy baja en proteínas así sean o no veganos.

Aclarando esto podemos pasar a lo siguiente, este suplemento se vende, en teoría, para ayudar a eliminar más rápido la grasa corporal, y lo mejor, sin efectos indeseados que se dan en muchos casos con pre-entrenos, termogénicos o «quemadores» así que se podría decir que tenemos al suplemento perfecto. Te ayuda a reducir la grasa corporal y además no altera tu sistema nervioso. Pero como dije, en teoría.

La dosis que comúnmente se recomienda va desde los 500 hasta los 4000 mg y puedes encontrarlo en polvo, líquidos, cápsulas o inyecciones, las últimas son las más usadas y con más popularidad, de hecho son de libre venta y las puedes localizar hasta en las farmacias con el nombre comercial de Cardispan. Mi teoría sobre su popularización es el hecho de que se vende como un fármaco (no suplemento) que ayuda a disminuir la grasa corporal localizada. Al ser administrada por medio de una jeringa ayuda que todo este folclor que la rodea se vuelva todavía mejor, ya que por lo general las inyecciones se ligan con fármacos esteroideos, gente muy musculosa y modelos fitness.

Otra cosa que vale la pena mencionar es que la podemos encontrar con diferentes nombres en el ingrediente activo, o más concreto, diferentes variaciones de este: carnitina como tal, l-carnitina, levocarnitina o como su nombre químico: 3-hidroxi-4-trimetilaminobutirato. Esto lo menciono porque muchas veces creemos que la carnitina es diferente a la l-carnitina o a la levocarnitina, siendo que son exactamente la misma molécula, dando paso a malas interpretaciones o creyendo, por error, que si uno no te funcionó (o no te «pego») posiblemente puedas usar otro suplemento que contenga carnitina pero con otro nombre.

EVIDENCIA DE QUE NO FUNCIONA

Si bien la carnitina es una molécula esencial para el metabolismo de las grasas, su suplementación carece de efectividad en casi toda la población y su uso se ha extendido gracias al gran marketing que tiene detrás, en serio, hasta yo podría caer en esta trampa si me dejo guiar solo por los videos, artículos o blogs que se realizan con la única finalidad de vender.

A continuación muestro la evidencia que sostiene la poca o nula eficacia de este suplemento, espero no decepcionar a nadie:

Pérdida de peso: Un estudio (4) evaluó la pérdida de peso en mujeres con obesidad al administrarles carnitina y un plan de ejercicio aeróbico, al término del estudio se observó que tanto el peso total como masa grasa se mantuvieron igual. Lo curioso es lo siguiente, en personas sedentarias y con obesidad es más común que los suplementos funcionen si los comparamos con sujetos entrenados y poca masa grasa. De ahí a que muchos suplementos se sustentan en estudios como estos para apoyar sus efectos, sin embargo, aquí se puede apreciar que ni en sujetos con obesidad hubo algún impacto. Otro estudio que lo apoya es este (5) y al parecer en ratas tampoco funciona (6).

Diferencia entre sustratos utilizados: En otro estudio (7) con sujetos entrenados, se buscó determinar si había una diferencia entre los sustratos utilizados al realizar ejercicio con o sin la suplementación de L-carnitina. El estudio duró dos periodos de 4 semanas cada uno. Al final de este se encontró que no había diferencias en cuanto a los sustratos utilizados ni en el rendimiento. Interesante puesto que, según el marketing de este suplemento, se dice que no solo mejora la movilización y oxidación de ácidos grasos sino que también ayuda a aumentar el rendimiento.

Más evidencia: Un artículo de revisión (8) para la revista Obesity toca el tema de los suplementos más utilizados con la finalidad de disminuir la grasa corporal, entre ellos se habla de la carnitina y se menciona que no hay suficiente evidencia tanto para recomendar carnitina con finalidades de pérdida de peso ni para el incremento de la oxidación lipídica. Realmente está muy interesante el artículo en cuestión aunque desgraciadamente no es de lectura libre, si lo necesitas, me lo haces saber por medio de un mensaje privado en la página de Facebook y con gusto te lo mando.

Como podemos observar, todo apunta al hecho de que la carnitina no es más que un suplemento placebo, y claro, podemos encontrarnos con personas que jurarán que con el suplemento bajaron como 20 kg, cosa no solamente improbable sino imposible. Lo que quizá entra en juego aquí es el efecto placebo más el plus de motivación que esto da.

Es decir, muchas veces llegamos al grado de creer que algo nos va a funcionar y sin querer empezamos a cambiar nuestros hábitos, en este caso, levantarnos más temprano, cuidar la dieta, hacer ejercicio con más ánimo y al final creemos que fue el suplemento lo que nos hizo llegar a donde estamos sin ver que en realidad fue el cambio de hábitos lo que tuvo el verdadero impacto.

UNA METÁFORA QUE ME GUSTA UTILIZAR

Hace unos 8 años, cuando iba iniciando en esto, navegando en un foro de fitness me encontré con una publicación que hablaba de la carnitina, no recuerdo si era un texto transcrito de alguna revista o traducido de algún artículo en inglés pero el caso que en ella se encontraba una analogía o metáfora que hablaba del porqué no funcionaba la carnitina, y se me quedó tan bien grabada (o por lo menos eso creo) que hasta el día de hoy la sigo contando cada vez que hablo de este suplemento, y hoy no será la excepción, así que aquí les va:

Supongamos que tenemos a varios vagones (carnitina) en un ferrocarril, al final del trayecto dan con un par de hogueras (mitocondrias) que queman todo lo contenido dentro de estos vagones (acidos grasos), cada hoguera está diseñada con una capacidad para quemar lo que hay dentro de un vagón por hora. A uno de los trabajadores se le ocurre que para duplicar el trabajo es necesario aumentar la cantidad de vagones (suplemento) sin embargo, pasa lo siguiente, el ferrocarril se congestiona porque a pesar de que existen muchos vagones no hay suficientes hogueras para quemarlo todo y al final del día la producción sigue siendo la misma. Como al jefe de obra le supuso un gasto aumentar la cantidad de vagones se despidió al trabajador (nutriólogo que la recomienda) que sugirió la idea.

En otras palabras, aunque exista una mayor cantidad de carnitina en el cuerpo, lo que determina si aumenta o no la oxidación de estas es el número de mitocondrias además de las enzimas que actúan en el proceso como la CPT-I y CPT-II, las cuales sirven para dejar pasar al ácido graso hasta la mitocondria.

EN QUIENES SÍ PODRÍA FUNCIONAR

Posiblemente la suplementación con carnitina podría tener algún campo en el área clínica ya que parece ser disminuye los niveles de amoniaco en personas que tienen lesiones hepáticas tanto como los que no las tienen (9, 10, 11, 12). De hecho en los mismos estudios se indica la posibilidad de usar este suplemento como coadyuvante al tratamiento de rutina.

También personas que mantienen un nivel de proteína muy bajo en su dieta, más en concreto de lisina o metionina, pueden beneficiarse al aumentar la disponibilidad de esta molécula mediante el suplemento, igual si eres vegetariano o vegano, aunque como decía anteriormente, si llevas una dieta alta en proteínas de diferentes fuentes (leguminosas, frutos secos, cereales como la avena, etc.)  es poco probable. Más aun si consumes alguna proteína vegetal con buen aminograma.

Luego está el caso de los adultos mayores, donde aquí sí parece ser que ayuda tanto a la pérdida de grasa corporal como al retraso de la fatiga, y por consiguiente, a un aumento en el rendimiento (13, 3). En mi opinión esto ocurre por dos cosas, en edades avanzadas es más difícil que produzcamos endógenamente muchos nutrientes y por otro lado, la dieta de estos comúnmente es muy deficiente tanto en nutrientes como calorías, por ello que muchísimos suplementos encuentran beneficios cuando le son administrados a este grupo de edad.

CONCLUSIÓN

Detrás de un suplemento más que investigaciones científicas para desarrollar nuevos productos está el marketing, campañas gigantes en donde se invierte muchísimo dinero con el fin de multiplicarlo exponencialmente.

Basta con que alguna persona famosa consuma algo para que se haga popular entre los asiduos a un gimnasio y para callar bocas no es necesario más que un par de estudios donde se muestre su evidencia, sin importar que los resultados estén manipulados dado que generalmente son financiados por el mismo suplemento. Y con manipulados no me refiero a  inventar datos (aunque todo es posible) si no a utilizar en su metodología algo que ayude a que se dé el resultado deseado. En este caso podría bastar con utilizar a un grupo de personas con déficit de proteínas en la dieta o adultos mayores y se vería un resultado alentador.

Como opinión personal no lo recomendaría en ningún caso salvo quizá en adultos mayores (así como algunos otros suplementos) para mejorar su calidad de vida y rendimiento. Obviamente le pondría más empeño en mejorar su dieta diaria pero no está de más mencionar los posibles beneficios que se pueden encontrar al administrar este suplemento.

REFERENCIAS

  1. Lombard KA, Olson AL, Nelson SE, Rebouche CJ. Carnitine status of lactoovovegetarians and strict vegetarian adults and children. Am J Clin Nutr. 1989;50(2):301-6.
  2. Krajcovicová-kudlácková M, Simoncic R, Béderová A, Babinská K, Béder I. Correlation of carnitine levels to methionine and lysine intake. Physiol Res. 2000;49(3):399-402.
  3. Malaguarnera M, Cammalleri L, Gargante MP, Vacante M, Colonna V, Motta M. L-Carnitine treatment reduces severity of physical and mental fatigue and increases cognitive functions in centenarians: a randomized and controlled clinical trial. Am J Clin Nutr. 2007;86(6):1738-44.
  4. Villani RG, Gannon J, Self M, Rich PA. L-Carnitine supplementation combined with aerobic training does not promote weight loss in moderately obese women. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2000;10(2):199-207.
  5. Kraemer WJ, Volek JS, Dunn-lewis C. L-carnitine supplementation: influence upon physiological function. Curr Sports Med Rep. 2008;7(4):218-23.
  6. Melton SA, Keenan MJ, Stanciu CE, et al. L-carnitine supplementation does not promote weight loss in ovariectomized rats despite endurance exercise. Int J Vitam Nutr Res. 2005;75(2):156-60.
  7. Broad EM, Maughan RJ, Galloway SD. Effects of four weeks L-carnitine L-tartrate ingestion on substrate utilization during prolonged exercise. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2005;15(6):665-79.
  8. Jeukendrup AE, Randell R. Fat burners: nutrition supplements that increase fat metabolism. Obes Rev. 2011;12(10):841-51.
  9. Malaguarnera M, Vacante M, Giordano M, et al. Oral acetyl-L-carnitine therapy reduces fatigue in overt hepatic encephalopathy: a randomized, double-blind, placebo-controlled study. Am J Clin Nutr. 2011;93(4):799-808.
  10. Broad EM, Maughan RJ, Galloway SD. Carbohydrate, protein, and fat metabolism during exercise after oral carnitine supplementation in humans. Int J Sport Nutr Exerc Metab. 2008;18(6):567-84.
  11. Malaguarnera M, Vacante M, Motta M, et al. Acetyl-L-carnitine improves cognitive functions in severe hepatic encephalopathy: a randomized and controlled clinical trial. Metab Brain Dis. 2011;26(4):281-9.
  12. Malaguarnera M, Gargante MP, Cristaldi E, et al. Acetyl-L-carnitine treatment in minimal hepatic encephalopathy. Dig Dis Sci. 2008;53(11):3018-25.
  13. Pistone G, Marino A, Leotta C, Dell’arte S, Finocchiaro G, Malaguarnera M. Levocarnitine administration in elderly subjects with rapid muscle fatigue: effect on body composition, lipid profile and fatigue. Drugs Aging. 2003;20(10):761-7.