Autor: Juan Carlos Vázquez (Ver sus artículos)

Licenciado en Nutrición Humana.

Docente de la Licenciatura en Nutrición y de Enfermería en la Universidad del Valle de México.

Redes sociales: Sitio WebFacebook | Instagram | Youtube

¿QUÉ ES Y, QUÉ HACE LA L-ARGININA (ARG)?

l-arginina-nuevo

La Arg es un aminoácido no esencial ya que puede ser sintetizado por el organismo mediante el ciclo de la urea, sin embargo, en ciertas situaciones clínicas estresantes suele tener un papel biológico importante. Así, sobre la base de esta evidencia se le ha proclamado como un aminoácido capaz de promover el anabolismo muscular, frenar el catabolismo, aumentar la fuerza y la velocidad por su función de sintetizar NO2 (un vasodilatador).

¿POR QUÉ EL BOOM EN EL MERCADO ACTUAL DE COMPLEMENTOS Y SUPLEMENTOS?

El mercado de complementos y suplementos alimenticios para deportistas y fisicoculturistas nos han bombardeado con publicidad y desarrollo de nuevos productos cada año de prácticamente todas las marcas. Sin embargo, los resultados de la mayoría de los estudios son contradictorios y no existe acuerdo entre ellos sobre si realmente funcionan o no ya sea para incrementar el rendimiento deportivo o para mejorar la composición corporal. Ese es el objeto de este artículo.

La razón primordial para el uso de suplementos pre-entreno es una nada más: incrementar el rendimiento físico, sea que se busque entrenar con mayor vigor, o bien, terminar las series con más peso o más repeticiones. Adicionalmente, agregaría el hecho de que algunos particulares individuos buscan esa mayor hiperemia o vascularización muscular, es decir, que se les noten más los vasos sanguíneos, aspecto ampliamente aceptado en el ámbito del fitness y fisicoculturismo.

¿ES LA ARG UNA AYUDA ERGOGÉNICA REAL PARA EL DEPORTISTA?

En el año de 2004 (1), ya se hablaba sobre “el potencial ergogénico de la Arg” donde mencionaban tres cualidades de la misma:

  1. síntesis de creatina;
  2. síntesis de NO2 y
  3. síntesis de hormona de crecimiento.

Si bien se encontró que, aunque si incrementa los niveles de creatina, se obtienen mejores resultados consumiendo la creatina por separado que como precursor en forma de Arg y, que el incremento de NO2 en el organismo mediante la suplementación con Arg no resulta en un incremento del rendimiento deportivo.

Los efectos de la creatina sobre el rendimiento deportivo, incremento de la masa muscular y mejoras sobre la composición corporal están bien documentados (2).

En otra revisión sobre los efectos metabólicos de la Arg en el ejercicio físico, se menciona que una de las premisas de esta era el incremento de la sensibilidad a la insulina y del número de capilares musculares (3). ¿Y esto qué significa? Que, si los músculos responden mejor a la insulina, la glucosa (hidratos de carbono) podrán emplease más eficientemente como energía. Por otro lado, al aumento de los capilares explica el efecto tan deseado de la mayor vascularidad.

Sin embargo, recapitulemos, ¿de dónde surge la premisa de que la Arg podría resultar en mejoras de las capacidades musculares? Esto viene originalmente del estudio de pacientes críticos con niveles muy elevados de estrés metabólico, por ejemplo, pacientes quemados, politraumatizados, posquirúrgicos, con sepsis, entre otros, en este rubro de la Nutrición Clínica se le considera a la Arg como un inmunonutriente, esto significa que tiene la capacidad de incrementar las capacidades del sistema inmune (4).

Ahora bien, cabe aclarar que no porque mejore las condiciones de pacientes enfermos o con estrés metabólico significa que vaya a tener el mismo impacto sobre los atletas y deportistas. Para rectificar esta aseveración podríamos citar como ejemplo la siguiente revisión donde se encontró que si bien si incrementa la capacidad aeróbica de pacientes con cardiopatías no se ha mostrado efecto similar en atletas sanos (5).

Adicionalmente, podemos también hacer mención de una amplísima revisión por Kreider y cols, en la que se constató lo siguiente: categorizaron a los suplementos en cuatro niveles figurando la Arg AAKG (alfa-ceto-glutarato) en la sección de “muy pronto para decir” donde se menciona que, si provee beneficios clínicos frenando el catabolismo de pacientes posquirúrgicos, sin embargo, no queda claro si mejora las adaptaciones al ejercicio (6).

De buenas a primeras, parece un suplemento muy prometedor, pero deja mucho a la imaginación. Quizás sea un producto fantasioso.

Muy bien, esto solo ha sido la primera parte de esta seria sobre el óxido nítrico y la Arg. En el próximo artículo revisaremos específicamente sus efectos sobre ciertas disciplinas deportivas y, más delante, hablaremos sobre la eficacia de ciertas marcas comerciales disponibles en el mercado. Probablemente no vuelvas a ver la industria de los suplementos del mismo modo que antes.

MÁS SOBRE EL AUTOR

Juan Carlos Vázquez es Licenciado en Nutrición Humana (Nutriólogo. Céd. Prof: 024638) egresado de la Universidad Estatal de Sonora. Actualmente se dedica a la Consulta privada presencial y en línea en Clínica FARO y en el gimnasio KOSPORT Fitness Center. Además, es docente de la Licenciatura en Nutrición y de Enfermería en la Universidad del Valle de México, y miembro activo del Colegio de Nutriólogos del Estado de Sonora A.C., donde imparte Diplomados en el rubro de la Nutriología Clínica.

«Nutriendo tu educación; educando tu nutrición».

REFERENCIAS

  1. Campbell, La Bounty y Roberts. The Ergogenic Potential of Arginine. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 2004; 1(2):35-38.
  2. Buford et al. International Society of Sports Nutrition position stand: creatine supplementation and exercise. Journal of the International Society of Sports Nutrition 2007, 4:6 doi:10.1186/1550-2783-4-6.
  3. McConell G. Effects of L-arginine supplementation on exercise metabolism. Curr Opin Clin Nutr Metab Care, 2007 10:46–51.
  4. Anaya R, Arenas H & Arenas D. (2012). Nutrición enteral y parenteral (2ª. Ed.). ED: McGraw Hill.
  5. Williams, M. Dietary Supplements and Sports Performance: Amino Acids. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 2005; 2(2): 63-67.
  6. Kreider, R. et al. ISSN exercise & sport nutrition review: research & recommendations. Journal of the International Society of Sports Nutrition, 2010; 7.